martes, 7 de enero de 2014

In absentia


aquí rio

bahía de silencio fuera el sitio
pero aquí no

aquí rio

y el eco de ella queda
mirándome en el silencio de la ausencia
cada día

humareda suave:
         pestilencia
                     o hambre
                              de faltarme
en este sitio
propicio


7-1-14
(San Ignacio y Boedo)

jueves, 28 de noviembre de 2013

Cynthia la Esfinge


Son solo retazos de su sombra los que puedo contar, que es donde ella siempre se coloca, delante de su sombra. Y los retazos vendrían a ser las palabras con las que ella dibuja la alegría de mí mirándola, como si los ojos alcanzaran a oírla mejor. La tentación, al inicio de todo, fue ponerla al trasluz, como si fuera una radiografía. Pero la iluminó la sombra, y así quedó tatuada en la piel de mis manos y ahora no puedo abjurar de su nombre, de la prosa de sus gestos bruscos, de lo estentóreo terco de su voz igual de acariciable.
La conocí distante y seria en el pasillo de un micro. Le hablé poquísimas veces (siempre me interesó mucho más escucharla). Hablaba del tarot, del zodíaco, de la quiromancia, de las mujeres que amó. Después de ese viaje, no la volví a ver sino en otro viaje en el que todo fue igual.
Luego pensé en escribirle. Leí en su muro una puerta y me convencí de que esa mujer era un mundo (y también su jeroglífico). Cuando le dije que quería leer en sus labios esas historias que contaba, me apuntó con otro cuento indescifrablemente bello. Poco a poco fui descubriendo que esa mujer era la Sherezada de mis noches así como de mis días (aunque si ella callaba, el que moría era yo).
Con sus cuentos, poco a poco, fui aprendiendo a vivir. Sus ideas lo impregnaban todo. Sus libros. Los títulos de todos los libros que estaba escribiendo desde siempre, día y noche, circunroída por sueños y horarios detrás de puertas que ignoro. Día a día fui sucumbiendo ante la terrible imposición de imaginar a esa mujer real, de tratar de soñarla o de leer de su opacidad el contorno claro, la caligrafía de su rostro de ojos mate, las entrelíneas hondas de su sexo…

7-5-2013

Entonces vino el día en el que no me dijo que ya no me deseaba más.


28-6-2013

domingo, 24 de noviembre de 2013

LA VISITA LÚGUBRE

ESTA noche, fantasmas del pasado 
a mi balcón tres veces han llamado. 

A la tercera vez, se abrió la puerta. 
Un viento de recóndita fragancia 
mató la luz y saturó mi estancia: 
y conversé con la esperanza muerta, 
el deseo difunto, el sueño ido, 
el viejo amor azul que hoy es olvido... 
Y reviví por lúgubres instantes 
años del corazón vividos antes. 

Poco después, la ráfaga de viento 
que los trajo al dolor de mi aposento, 
los arrojó de nuevo a la pavura 
helada y triste de la noche oscura. 

Por si van a tornar, tendré cuidado 
de mantener con precaución segura
la luz alerta y el balcón cerrado. 

Enrique González Martínez 

sábado, 12 de octubre de 2013

Perfección del instante


Recostarse en la hierba y ver el cielo
a través del murmullo de los álamos.
Seguir el lento viaje de las nubes.
Sentir mis pulsaciones acordadas
con el eco de muertes que aún persisten.
en ser hondos afluentes
del amor en la tierra.
Rendir mi corazón a los aromas.
Acariciar la pulpa del silencio.
Descubrirme habitado
de unas cuantas palabras verdaderas
y escribirlas después en el rocío
o en el pecho sereno de algún árbol,
para luego borrarme, perderme para siempre.

Antonio Requeni
Es Argentino (de Baires), nació en 1930, está vivo.
Del libro Línea de sombra (1986) (este libro recibió el premio Municipal)
http://www.espaciomurena.com/?p=4843 (una entrevista hecha a él este año)

domingo, 30 de junio de 2013

Crisis


Decide irse lejos de sí mismo.

Luego de un tiempo vuelve
y descubre que está todo cambiado,
que ya no está donde estaba.
Se busca y no se encuentra.


No estar es una forma de encontrarse.

domingo, 16 de junio de 2013

Drei Gedichte von Hölderlin


DIE LINIEN DES LEBENS

Die Linien des Lebens sind verschieden,
wie Wege sind und wie der Berge Grenzen
was hier wir sind, kann dort ein Gott ergänzen
mit Harmonien und ewigem Lohn und Frieden.


DAS ANGENEHME...

Das Angenehme dieser Welt hab ich genossen,
der Jugend Freuden sind wie lang! wie lang! verflossen.
April und Mai und Junius sind ferne,
ich bin nichts mehr, ich lebe nicht mehr gerne.


DER GUTE GLAUBE

Schönes Leben! , du liegst krank und das Herz ist mir
müd‘ von Weinen, und schon dämmert die Furcht in mir;
doch, doch kann ich nicht glauben,
dass du sterbest, solang du liebst.


Friedrich Hölderlin (1770-1843)

martes, 2 de abril de 2013

Algunas inconsistencias del himno

Himno Naciomal Argentino



Oíd, mortales, el grito sagrado[X1] : 
"¡Libertad, libertad, libertad!" 

Oíd
[X2] el ruido de rotas cadenas[X3] , 
ved
[X4] en trono a la noble igualdad[X5] . 

Ya su trono [X6] dignísimo abrieron 
[X7] 
las Provincias Unidas del Sud 

y los libres del mundo responden: 
"Al gran pueblo argentino, ¡salud[X8] ! 

Al gran pueblo argentino, ¡salud!" 

Y los libres del mundo responden[X9] : 

"Al gran pueblo argentino, ¡salud!" 

Sean eternos los laureles 
que supimos [X10] conseguir, 

que supimos conseguir. 

Coronados de gloria vivamos... 
¡o juremos con gloria morir[X11] !, 

¡o juremos con gloria morir!, 

¡o juremos con gloria morir!


 [X1]Si es un grito, sería inapropiado el atributo “sagrado”. Es un oxímoron que explota el himno: la libertad es un exclamación fervorosa (romántica), pero también es un asunto serio, decoroso, sagrado (religioso).

 [X2]Parece que fuéramos sordos… Oíd… Oíd…

 [X3]¿Cómo suenan las cadenas rotas? ¡Si están rotas, los anillos no entrechocan y no suenan! Se refiere al ruido que hacen las cadenas al romperse… quiso decir “oigan el ruido de las cadenas rompiéndose”… porque ¡las cadenas una vez rotas ya no suenan!

 [X4]“Ved”… Una de las acepciones del verbo “ver” es observar, mirar… Pero todos usamos el verbo “ver” como percibir, notar algo con la vista, involuntariamente. Nadie usa el imperativo “ve esto”… decimos “mirá esto”, porque el imperativo presupone que el interlocutor dirija su voluntad a una acción… Lo más apropiado habría sido decir “mirad”, pero el metro del verso le habría quedado de once sílabas… desparejo.

 [X5]Otro oxímoron. La “igualdad” recibe el atributo de “noble”  y la condición de “nobleza” implica una “distinción”… Se nos dice muy poéticamente que en Argentina (en una república) la única nobleza que tenemos es la de ser iguales todos. Y es ella (a la Igualdad) a la única que le reservaremos un “trono”.

 [X6]¡De vuelta “trono”! Es cierto que aquí no es asunto del poeta esta repetición inmediata de la palabra “trono”… pero los que recortaron el himno… ¿no se percataron de que la primera y la última estrofa repetían la palabra “trono” a distancia de una fracción de segundo?

 [X7]La inconsistencia más terrible de todas. Los “tronos” no se “abren”… A ver analicemos la oración. El sujeto agente es: “las Provincias Unidas del Sur” y el objeto “su dignísimo trono”… No podemos pensarlo a la inversa, que el trono abre a las provincias  (aparte el verbo está en plural… “abrieron”)… Si uno lee el manuscrito original, Vicente López y Planes había escrito: “alzaron”, lo cual tiene sentido… los tronos sí pueden alzarse… Pero ¿por qué nosotros cantamos “abrieron”?

 [X8]No es que le desean salud… aunque lo es en un sentido amplio. “¡Salud!” es una forma de saludo con la que se le desea a alguien el bien, al igual que “¡Salve!”… Lo mismo que el saludo de los nazis a Hitler: “Heil Hitler”  era literalemente eso, “Salve Hitler”, “Salud Hitler”.

 [X9]¿Por qué “responden”? ¿Quién les preguntó? ¿Por qué no “exclaman”?

 [X10]Acá el verbo “saber” está en un sentido que usamos a veces en español… el de “ser capaz de”, “poder”… ¿Por qué no dijo: “pudimos”? Porque “pudimos” implica una posibilidad que pudo ser producto del azar… en cambio, en “supimos” no hay suerte que valga, fue la propia capacidad la que posibilitó eso.

 [X11]Finalmente... me quedó en el tintero... se entiende que el adjunto circunstancial "con gloria" se refiere al verbo de la subordinada infinitiva "morir" y no al verbo principal "juremos"... No "juramos con gloria" sino que "morimos con gloria"... Pero poner el orden lógico ("juremos morir con gloria" o al menos un "con gloria juremos morir" habría significado un cambio de Planes para este López).

domingo, 24 de marzo de 2013

En busca del tiempo desaparecido




Este es el tiempo
que le hurto al tiempo.

¿Dónde habré dejado
los clarines?
¿Y con qué panderetas
salpicaré de ruido
este silencio?

Este es un tiempo
que sustraigo a tiempo.

¿Buscaré un viejo acorde
entre las cuerdas
vocales de un recuerdo?
¿O le pondré al olvido
un sonajero de preguntas?

Este es el tiempo
en que detento el tiempo.

¿Dónde duermen los abrigos
de los instrumentos?
¿A qué palabras
le vaciaron el sonido
de sus letras?

Este es el tiempo
en que detengo al tiempo.

¿Adónde va, usted, señor,
con esos bigotes en clave
de fa?
¿Cómo era que empezaba
la melodía de mi nombre?

Este es el tiempo
en el que invento el tiempo.

Y me aparezco parecido.

lunes, 18 de marzo de 2013

Rumiar ladrar

"ella nace a mis manos y es la noche"
Ramiro de Casasbellas

necesito pensar en la que amo
recordar su voz sus cabellos
paladear su perfume salvaje
gritar sus besos
pedalear en sus brazos
ahogar sus miradas
reír su historia
llorar su bondad
vivir su esperanza
mentir sus senos
necesito su nariz melancólica
abreviar su candor
encerrarme en sus piernas
adscribir su nombre al mío
adormecer sus caderas
bailar sus orejas
describir su clítoris
interponer su ausencia a mis noches
necesito oler su ombligo ancestral
rumiar ladrar mi amor
escribir con rabia mi amor

mi muchacha la que yo amo
es en alguna parte una mujer sin importancia

Jorge Carrol (poeta argentino)
del libro Mi sol edad es ella (1966)

lunes, 11 de marzo de 2013

¿Un vestido sin amor?

...Casarse no es un vestido en una caja poniéndose amarillo...

Axolott.